Amankay

Habitación Standard, (vista a la montaña)

Tal vez resulte imposible escribir sobre el Amancay , sin acompañar a esta bella flor por el canto de los pájaros, el escurrirse del agua por entre las piedras de un arroyo de montaña y por el aroma de un atardecer en el bosque.
Amancay, una joven mapuche ofreció su corazón al guerrero Quintral y así poder salvar a toda la comunidad que sufría una epidemia de fiebre.
Verdaderos solcitos de un amarillo anaranjado cubren grandes extensiones de la zona boscosa andino patagónica y su presencia ilumina los parques nacionales Lanín, Nahuel Huapi y Los Alerces.